Voy camino del campo. Me invade el vacío. Ni un sólo pensamiento en mi cabeza. De vez en cuando me digo, recuerda esto o aquello para terminar de escribir el epílogo de la tesis. Pero sólo son pensamientos sueltos sin intensidad. He cometido el traspiés más tonto y más estúpido de la historia, por cierto, y ni siquiera sé cómo ha podido suceder sin darme cuenta. Al despertarme, mientras desayunaba, miré la tabulación de Andrea. En verdad, casi como…por aburrimiento, vamos. Porque no sabía que hacer mientras terminaba con el café. Bueno. Al poco, me escribe “qué punto tan conceptual”. He tardado minutos en darme cuenta de que había escrito y enviado un punto. Dios, cuando he reparado en el maldito punto, me he sentido tan abochornado, tan estúpido. He mantenido algunas palabras insustanciales con ella. Y después, ya no me lo he pensado más, he borrado su número. Esto ya no se puede volver a repetir, y en verdad debía haber borrado su teléfono (por segunda vez) hace tiempo. Supongo que es una ironía, un punto… ¿Cómo me siento? Pues no sé. No mal, estoy bien. Solo un poco cabreado conmigo mismo, por ser tan idiota. Pero mira, si esto me sirve de escarmiento, mejor.  Hasta parece tan enredado, y tan irónico, que me hace gracia, parece como preparado, y realmente cómico. Además, seguramente a Andrea ya no la voy a tener que ver más, y tampoco creo que me pida nunca explicaciones por un “punto”. Si piensa que soy un imbécil, que es lo más probable, tampoco me aflige mucho.  Probablemente es que un poco imbécil si que soy, al menos me comporto como un débil mental, o como un niño, porque qué hacía mirando si estaba en línea… Pues, evidentemente, nada, salvo el imbécil.

 

Finis.

 

***

¿Por qué María me dijo ayer, “Te ha dado calabazas tu novia”? Lo dijo juguetonamente, intentando enfadarme, no fue una pregunta en serio, sino al hilo de ironías recíprocas. Aunque en el fondo iba con segundas, y con un poco de malicia. No sé por qué se piensa que tengo algo así como una “novia”.

Si en algún momento topó con mi diario…

***

Si has topado con mi diario. Y si es así probablemente lo vayas a mirar alguna vez más. Te digo que… no es nada de lo que piensas, María, ni siquiera tengo un “amor platónico”. No hay ninguna persona en mi vida. Aunque pienses otra cosa. Sólo no me encuentro de ánimos para algunas cosas. Algunos días estoy un poco deprimido, pero no sé de donde me viene. Quizás es que sólo soy así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s