Lo que está claro es que, no importa como ni cuando, ni por qué, de una manera misteriosa los hijos acabamos llevando a cuestas las taras y las debilidades del padre, lo que hace plausible de mil maneras que nunca son semejantes que el pecado original existe, más en el hombre que en la mujer, pero tampoco escapa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s