Maria esta en la Gulbenkian, dice que ha visto el cuadrito de Manet.

Se ha enfadado por que no he ido. Pero, pero a un lado de que no puedo, entre sus amigas iba ese tipo un poco tonto que tine la particularidad de transformar cualquier circunstacia y conversación en … en fin. 
***

Miré el estado de Andrea… tuve la impresión de que sabía que estaba conectado. Me parecía que hacía señales. Pero pensar eso es ridículo.  Con todo, no puedo negar que la echo de menos. 

Mar tiene razón. Debo aclarme antes de.. En fin. María es una gran persona… pero este maldito cri cri me entorlece y me distrae de ella. 

Carmen González

​ 

Es muy paradójico. Soy tan vergonzoso que siempre he sido incapaz de sacar un cuaderno de dibujo para dibujar del natural, en la calle o en cualquier sitio extraño. Pero con el movil es distinto. Cuando lo saco y dibujo el gesto pasa totalmente desapercibido.

En cuanto al sentido del concepto de descubrimiento, es evidente que fue un descubrimiento en relación con los sistemas geográficos de la época… no uses los conceptos a la ligera, mi bisabuelo era pastor y meaba en las ruinas del teatro romano de Mérida, pero eso no le hacía arqueólogo. Descubrir sitios no consiste en llegar borracho y tarumba a los mismos, sino en trazar mapas geográficos para volver a ellos cuando se quiera.

Dos tartas y media a la basura. Nadie vino a mi cumpleaños. Sólo un rato mi prima Ana. Pero todos me dejaron un mensaje de felicitación en wp y en fb. Bueno, ni siquiera todos.

***

Anochecido quedé con María. En el fondo estuve preguntándome toda la noche qué ve ella en mí que parece tan invisible para los demás. Me notó que estaba muy triste, y se estropeó del todo el día. Me arrepiento un poco de haber estado tan ausente con ella, al fin y al cabo era la única entusiasmada con mi cumpleaños. 

***

Han cumplido… ¿no se dice así?

***

Animales gregarios…

***

Por cierto, Andrea tampoco me felicitó. Aunque sospechaba que no lo haría. Eso ya lo dice todo definitivamente. Aunque mi cabeza hizo clic hace tiempo, ya no me importa tanto. Desde la llamada equivocada. Me siento un poco ridículo, no sé por qué antes pensaba que era una persona tan bondadosa. No tiene nada especial. Es como todos, ni buena, ni mala, sólo una persona tibia.